¿Sabías qué?


  • CLEOPATRA
  • MEMORIA
  • DEPORTE
  • CEREBRO
  • DESCANSO
Cleopatra

EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE CLEOPATRA

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de los baños de leche que se daba la reina de Egipto para potenciar la belleza de su piel?

Cleopatra es un verdadero icono histórico de la belleza. Sus secretos han trascendido durante siglos para llegar hasta nosotros, siempre envueltos en un aura de misterio, atracción y exotismo. En especial, Cleopatra era conocida por tomar largos baños de leche para conservar su juventud.

La reina de Egipto se dio cuenta que la leche tenía beneficios únicos en su piel. La leche conseguía resaltar su belleza dejándole una piel tersa, brillante y luminosa gracias a sus propiedades hidratantes y reparadoras.

¿POR QUÉ MEJORABA EL ASPECTO DE SU PIEL?

Al entrar en contacto con la piel, los proteínas y vitaminas de la leche favorecen el paso de los nutrientes naturales del cuerpo y del agua a través de la membrana de las células, dejando una piel suave, hidratada y elástica. Además, la leche también estimula la producción natural de colágeno que ayuda a dar fuerza a las estructuras de la piel, formando una barrera resistente contra las agresiones externas como la contaminación, el frío, los rayos UVB, etc.

Al igual que en Egipto, muchas civilizaciones hicieron del cuidado y la higiene del cuerpo una parte imprescindible de su cultura utilizando la leche como ingrediente estrella. Este es el caso de la Antigua Roma, donde Popea Sabina, mujer del emperador Nerón y personaje destacado por su belleza y su coquetería, utilizaba los baños de leche de burra como ritual estético con el que mantener una piel tersa e hidratada.

Memoria

BEBER LECHE CONTRIBUYE A LA MEJORA DE LA MEMORIA

Según diversos estudios científicos, tomar al menos un vaso de leche al día podría tener un efecto positivo en el rendimiento mental.

Ha quedado demostrado que beber leche es muy importante para tener una piel hidratada, fuerte y sana. Además se ha descubierto una nueva ventaja del consumo de los productos lácteos y su beneficio para nuestra agilidad mental.

Según una investigación realizada en la Universidad de Maine de los Estados Unidos, y publicada en el International Dairy Journal, beber un vaso de leche al día fortalece nuestro cerebro. Y en general, el consumo de productos lácteos como el yogurt, el queso e incluso el helado, mejora la memoria y ayuda a prevenir enfermedades mentales.

El estudio analizó a un grupo de 972 personas en ocho pruebas que medían su capacidad de aprendizaje, concentración y memoria. Los investigadores observaron que aquellos individuos que afirmaban consumir productos lácteos obtuvieron muchos mejores resultados en los exámenes de memoria que aquellos que aseguraron no consumir estos productos.

¿QUÉ CONCLUSIONES SE EXTRAYERON?

Los expertos pueden asegurar que los productos lácteos aportan nutrientes a nuestro cuerpo, como el magnesio, vitaminas B, C, D y E y ácidos grasos omega-3 y que la presencia de todos ellos en la sangre está asociada con una mejor capacidad para decidir, organizarse, concentrarse y orientarse en el espacio.

El magnesio juega un papel imprescindible en la producción y el almacenamiento de la energía de nuestro cuerpo y es esencial para mantener en buen estado las funciones musculares y nerviosas. Asimismo, desarrolla para la piel un papel esencial ya que estimula la actividad y el metabolismo celular, por lo que es muy beneficioso para la regeneración de ésta.

Las vitaminas B, C, D y E reducen el riesgo de padecer Alzheimer, depresión u otro tipos de trastornos, ayudan a producir sustancias necesarias para nuestro cerebro como son los neurotransmisores, y previenen la aparición de cáncer y Parkinson entre otros.

Finalmente, los ácidos grasos Omega-3 previenen desde enfermedades cardiovasculares a diabetes, artritis, depresión o esquizofrenia, y benefician a las lesiones cutáneas como la dermatitis atópica.

Deporte

LECHE Y DEPORTE

Beber leche después de hacer deporte, ¿tiene beneficios?

La alimentación juega un papel vital en el éxito de cualquier deportista, dado que les ayuda a mantenerse sanos por dentro, y maximizar su preparación física.

Para los deportistas, el momento en el que la alimentación se vuelve más importante es al terminar un entrenamiento. Los nutrientes que absorbe el cuerpo durante el proceso de reparación y recuperación son esenciales para evitar lesiones y otros daños en nuestro organismo.

Aunque las bebidas deportivas han ganado mucho terreno entre los deportistas, muchos de ellos optan por la leche como bebida preferida después de entrenar o competir.

¿POR QUÉ LECHE?

La leche y los productos lácteos, unos alimentos completos y de origen natural, representan una buena fuente de proteínas, aminoácidos, vitaminas y minerales. Más concretamente, la leche desnatada (baja en grasa) tiene características que la hacen muy apta para favorecer la recuperación tras un entrenamiento deportivo, ya que contiene carbohidratos y concentraciones naturales de sales y minerales que perdemos al transpirar. Además, la leche supone una fuente de glucosa, así como de otros sistemas de retención de la energía, que nos ayuda a mejorar la fuerza de nuestros músculos.

Queda demostrado: tomar leche después de realizar cualquier actividad física, ayuda a reparar y recuperar el tejido de nuestros músculos, consiguiendo mantener en forma los mismos y seguir mejorando en los siguientes entrenamientos.

Cerebro

LA LECHE TAMBIÉN ES BUENA PARA TU CEREBRO

Estudios recientes demuestran que beber al menos un vaso de leche al día podría tener un efecto positivo en el cerebro y rendimiento mental.

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Kansas ha encontrado una correlación entre el consumo de lácteos y los niveles de un antioxidante natural llamado glutatión (GSH) en el cerebro de adultos mayores sanos.

El glutatión es una sustancia presente en los lácteos que evita el estrés oxidativo, asociado con diferentes enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson, y el daño resultante causado por los compuestos químicos producidos durante el proceso metabólico normal en el cerebro. Tal y como dicen los científicos responsables de esta investigación “…es como la acumulación de óxido en un coche. Si se descuida durante mucho tiempo aumenta la acumulación, que puede causar daños.”

¿CÓMO NOS AYUDA?

Obtener glutatión a través de la leche ayuda al organismo en la producción de algunas células que ayudan el sistema inmunológico del cuerpo a combatir determinadas enfermedades. La presencia de esta substancia en el cuerpo construye en sí una defensa contra bacterias y otras toxinas presentes naturalmente en cualquier organismo humano.

En el caso del cerebro, éste se trata de un órgano muy vulnerable a estas toxinas y bacterias ya que está altamente oxigenado, lo cual favorece a la producción natural de estos agentes perjudiciales.

Por eso, es importante respetar la ingesta de tres porciones de lácteos diarias ya que, tras haber analizado la investigación publicada, podemos concluir que la leche es esencial para contribuir a un mejor y más duradero funcionamiento de nuestro cerebro.

Descanso

LECHE PARA DORMIR MEJOR

El vaso de leche antes de dormir: una práctica tradicional muy saludable.

El descanso nocturno es mucho más importante de lo que parece. Durante la noche, el organismo libera hormonas que nos ayudan a mantener el bienestar a lo largo del día y que se convierten en aliadas de nuestra salud y de nuestra belleza.

Siempre han existido multitud de mitos relacionados con la alimentación y el sueño, pero lo cierto es que la leche es considerada por todo el mundo como la mejor receta para conciliar el sueño, sobre todo en el caso de los niños.

¿LECHE Y SUEÑO?

Como sabemos, la leche es un alimento compuesto por agua, proteínas, minerales, aminoácidos e hidratos de fácil asimilación por el organismo humano. Algunas de estas sustancias juegan un papel importante en la regulación del sueño. Veamos cuáles son las más destacadas:

El triptófano, es un componente presente en la leche que tiene la función de regular los ciclos de sueño-vigilia. Esta substancia se empieza a liberar cuando disminuye el flujo de iluminación (durante la noche) y su acción es la responsable de la conciliación del sueño.

El calcio de la leche está estrechamente relacionado con la activación neuronal que controla el mantenimiento y evolución de las fases del sueño.

La Vitamina B12 también es fundamental para la síntesis de melatonina, hormona que influye en el ritmo sueño – vigilia, y por tanto afecta directamente a los ciclos del sueño.

Por tanto, tomando un vaso de leche antes de acostarnos, estamos beneficiando a la regulación de los ciclos del sueño, a controlar sus fases y prevenir el insomnio.